Síntomas depresivos similares al estrés controlados por redes de genes

De acuerdo con un estudio publicado en Neurona.1

Es evidente que la depresión es causada por una interacción compleja entre los componentes genéticos y ambientales. Debido a que los estudios de asociación de todo el genoma y los análisis epidemiológicos no pueden detectar los mecanismos biológicos causales que subyacen a su desarrollo, los modelos animales no humanos son esenciales para abordar la base biológica de los trastornos afectivos.

Nueva evidencia indica que la susceptibilidad a la depresión puede implicar cambios inducidos por el estrés en redes de genes a través de regiones y estructuras cerebrales interconectadas. Una de esas partes del cerebro, el núcleo accumbens (NAC), integra información diversa de diversas estructuras como la corteza prefrontal (PFC), la amígdala (AMY) y el hipocampo ventral (VHIP) y se asocia principalmente con la recompensa mediadora.2 Además, se sabe que estas estructuras cerebrales están involucradas en la regulación emocional y los comportamientos relacionados con el estrés. Además de conducir un comportamiento motivado, el NAC media una variedad de otros comportamientos, incluida la susceptibilidad y la resistencia a la depresión después de la exposición al estrés.3 En los modelos murinos de comportamiento similar a la depresión, el estrés de derrota social crónica (CSDS) se emplea comúnmente como un estresante ambiental debido a su validez etiológica y etológica.4 4

En el presente estudio, un grupo de investigadores afiliados a la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai, Nueva York, expuso ratones a CSDS para inducir 2 fenotipos conductuales distintos: susceptibles al estrés (~ 67%) y resistentes al estrés (~ 33% ) Después de la exposición al estrés, perfilaron la expresión génica en 4 regiones del cerebro (NAC, VHIP, AMY y PFC) para identificar redes de genes dentro de distintos circuitos que regulan la susceptibilidad inducida por el estrés o la resistencia a los síntomas depresivos. Los datos obtenidos de ratones en los 2 grupos experimentales se compararon con los de animales de control ingenuos y sin estrés.1

En línea con informes anteriores, los perfiles transcripcionales de todo el circuito indican que la susceptibilidad al comportamiento similar a la depresión inducida por el estrés se caracteriza por una superposición significativa en los genes regulados al alza entre PFC y VHIP, mientras que la resiliencia se caracteriza por una superposición significativa en la expresión génica entre PFC y NAC. Después de análisis adicionales, «la susceptibilidad se asocia con cambios mucho más grandes en la conectividad de la red que la resiliencia, lo que sugiere que los cambios de coexpresión pueden ser más relevantes en la susceptibilidad», señalaron los autores.

También validaron los hallazgos de RNA-seq in vivo al sobreexpresar un gen clave (Sdk1) en VHIP o PFC para inducir un fenotipo conductual susceptible al estrés o resistente al estrés en ratones adultos, respectivamente. «Sdk1 mostró un fenotipo particularmente llamativo: su sobreexpresión en PFC versus VHIP indujo efectos de comportamiento opuestos … y también aumentó la transmisión sináptica en VHIP, un mecanismo celular potencial por el cual Sdk1 regula una mayor susceptibilidad en la región del cerebro ”, concluyeron los autores.

Referencias

1. Bagot RC, Cates HM, Purushothaman I, et al. El perfil transcripcional de todo el circuito revela redes de genes específicas de la región cerebral que regulan la susceptibilidad a la depresión. Neurona. 2016. doi: 10.1016 / j.neuron.2016.04.015. [Epub ahead of print]

2. Salgado S, Kaplitt MG. El núcleo accumbens: una revisión exhaustiva. Stereotact Funct Neurosurg. 2015; 93: 75-93.

3. Bagot RC, Parise EM, Peña CJ, et al. Las aferentes del hipocampo ventral al núcleo accumbens regulan la susceptibilidad a la depresión. Nat Commun. 2015; 6: 7062.

4. Hammels C, Pishva E, De Vry J, et al. Derrota el estrés en roedores: del comportamiento a las moléculas. Neurosci Biobehav Rev. 2015; 59: 111-140.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *